Cpc colutorio

No, hacer gárgaras de enjuague bucal no puede prevenir ni tratar la COVID-19

Actualmente hay estudios clínicos e in vitro que han demostrado que el cloruro de cetilpiridinio (CPC), un antiséptico oral de uso diario y componente de algunos enjuagues bucales, reduce la infectividad del SARS-CoV-23-7.

Protegerse a diario es esencial para minimizar el riesgo de contagio. Al igual que nos lavamos las manos y nos ponemos una mascarilla para proteger nuestra boca por fuera, es importante no olvidar proteger también nuestra boca por dentro.

Por ello, además del cepillado de dientes, es importante el uso de colutorio CPC como forma de protección.    Es aconsejable enjuagar y hacer gárgaras durante 30 segundos, ya que el virus puede replicarse en la zona de la faringe.

La ciencia detrás del enjuague bucal CPC y Covid-19

Se han utilizado soluciones químicas para compensar estas dificultades con resultados interesantes, principalmente al aumentar los efectos antiplaca y antigingivitis en comparación con el cepillado dental solo33. Gunsolley JC. Clinical efficacy of antimicrobial mouthrinses. J Dent. 2010;38 Suppl 1:S6-10. https://doi.org/10.1016/S0300-5712(10)70004-X

Entre las soluciones de enjuague más utilizadas, el cloruro de cetilpiridinio (CPC) presenta un alto potencial tanto por su efecto antibacteriano como por la ausencia de efectos adversos graves.33 Gunsolley JC. Clinical efficacy of antimicrobial mouthrinses. J Dent. 2010;38 Suppl 1:S6-10. https://doi.org/10.1016/S0300-5712(10)70004-X

La superioridad clínica en términos de placa y gingivitis de un enjuague bucal con CPC y fluoruro de sodio (NaF), en comparación con un enjuague bucal que sólo contiene NaF, se demostró previamente en un estudio de 6 meses.77 Ayad F, Prado R, Mateo LR, Stewart B, Szewczyk G, Arvanitidou E et al. A comparative investigation to evaluate the clinical efficacy of an alcohol-free CPC-containing mouthwash as compared to a control mouthwash in controlling dental plaque and gingivitis: a six-month clinical study on adults in San Jose, Costa Rica. J Clin Dent. 2011;22(6):204-12.

Revisión del enjuague bucal: Colgate Zero

Te cepillas, usas el hilo dental y acudes a las citas dentales preventivas periódicas, pero ¿hay algo más que puedas hacer en casa para mejorar tu salud bucal? Para algunos pacientes, el uso de un enjuague bucal puede proporcionar beneficios adicionales para la salud bucal. A continuación te explicamos por qué tu profesional de la odontología puede recomendarte un enjuague bucal antimicrobiano que contenga cloruro de cetilpiridinio (CPC).

Un estudio publicado en el International Journal of Oral Science señala que el CPC es un compuesto que actúa contra las bacterias dañinas de la placa dental, lo que lo convierte en un ingrediente útil en algunos enjuagues bucales. En concreto, el CPC puede disminuir la capacidad de maduración de la placa y puede ayudar a prevenir el crecimiento de las bacterias que causan la enfermedad de las encías. Esto puede ayudar al paciente a reducir sus posibilidades de desarrollar gingivitis (inflamación y sangrado de las encías) y, en última instancia, a mejorar su higiene bucal general.

No todos los enjuagues bucales son iguales. De hecho, hay muchas fórmulas de enjuague bucal diferentes para distintos problemas bucales. Por eso es importante informarse de los ingredientes de un producto, así como de su uso previsto, antes de probarlo. También puedes consultar a tu profesional de la odontología si tienes alguna duda.

Un futuro limpio: Cómo estamos reduciendo la huella de carbono de nuestros

Aunque se necesitan más experimentos para reproducir estos resultados en humanos, estos resultados de las pruebas recién publicadas sugieren que el uso de los enjuagues bucales que contienen CPC existentes tiene el potencial de convertirse en un elemento importante en nuestra lucha para proteger contra el coronavirus, junto con todas las precauciones recomendadas, es decir, desinfección de las manos, distanciamiento social y uso constante de mascarillas.

Sí, resulta que nuestra boca es un depósito inesperado del coronavirus. ¿Cómo puede ser esto? ¿No se espera que el coronavirus colonice nuestro sistema respiratorio? Eso es lo que siempre hemos oído… Pues aquí está la historia recién descubierta.

El coronavirus, como todos sabemos a estas alturas, viene con picos. Se llama «corona» precisamente por sus numerosos picos, formados por proteínas que contienen lípidos (grasas) y que se conocen como cadenas de oligosacáridos.

Resulta que estos picos tienen una función no deseada. Son capaces de adherirse o «aterrizar» en cualquiera de nuestras células que tengan un receptor «ACE2», lo que puede considerarse como una estación de aterrizaje para el virus. Esto significa que el coronavirus puede entrar en cualquier célula de nuestro cuerpo que tenga una estación de aterrizaje del receptor ACE2.