Limpiar ojos recien nacido

Secreción ocular del recién nacido

Los ojos pegajosos son comunes en los bebés recién nacidos mientras se desarrollan sus conductos lagrimales.    Es posible que veas una secreción pegajosa de color blanco o amarillo en la comisura de uno o ambos ojos de tu bebé, que puede hacer que las pestañas se peguen.    Esto se debe a un estrechamiento u obstrucción de los conductos lagrimales, que generalmente se abren y empiezan a drenar con normalidad en los primeros meses de vida.

Los ojos pegajosos no son lo mismo que la conjuntivitis; la conjuntivitis afecta a la capa de revestimiento exterior del ojo y a la superficie interior de los párpados, y en los bebés puede estar causada por infecciones bacterianas o víricas que pueden haber contraído durante o después del nacimiento. Los signos de la conjuntivitis incluyen una secreción amarilla/verde y el enrojecimiento e hinchazón de los ojos. Si notas esto, ponte en contacto con tu médico de cabecera, ya que tu bebé puede necesitar un colirio antibiótico. La infección puede transmitirse fácilmente, así que lávate las manos y utiliza una toalla distinta para tu bebé.

Normalmente desaparece por sí sola, pero es posible que tengas que limpiar los ojos de tu bebé regularmente con un algodón húmedo. Utiliza agua hervida limpia y fría y limpia cada ojo desde la esquina junto a la nariz hacia fuera. Utiliza un trozo de algodón limpio para cada limpieza.

Cómo limpiar la cara del recién nacido

El cuidado de los ojos de un recién nacido comienza desde su nacimiento. Limpiar los pequeños ojos y orejas puede parecer inicialmente un reto, pero ganarás confianza con la práctica. Además de limpiarlos, debes cuidar adecuadamente los ojos y los oídos de tu hijo. Veamos algunas medidas para salvaguardar los ojos y el cuidado de los oídos de los bebés.

La vitamina A desempeña un papel fundamental en la vista de tu bebé. Además, ayuda a tu hijo a ver los colores, es estupenda para la visión nocturna y refuerza su inmunidad. Puedes incluir los siguientes alimentos ricos en vitamina A en la dieta de tu bebé para mejorar el cuidado de la vista del recién nacido:

Recuerda que incluso una pequeña pérdida de audición puede ser un obstáculo en el desarrollo de tu hijo.  El cuidado de los ojos y los oídos de los bebés es necesario, así que cuida adecuadamente los ojos y los oídos de tu bebé. Si sospechas que hay algún problema de audición o visión en tu hijo, acude a un médico para que te asesore y te dé el mejor tratamiento.

Cómo limpiar la nariz del recién nacido

Si el ojo de tu bebé está muy lloroso y tiene alguna secreción, probablemente se trate de un conducto lagrimal obstruido. Esta afección, también conocida como «ojo pegajoso», suele mejorar por sí sola, pero no está de más consultar al médico.

Si los ojos de tu bebé se enrojecen, hinchan o duelen, con una secreción amarilla o verdosa que puede hacer que sus párpados se peguen, es posible que el ojo esté infectado. Esto se llama conjuntivitis. Siempre debe acudir al médico si cree que su hijo tiene una infección ocular. Es posible que necesite un colirio o una pomada antibiótica.

Las lágrimas son producidas por las glándulas situadas en el interior de los párpados superiores sobre cada ojo. Fluyen sobre la superficie del ojo y drenan hacia una pequeña abertura en la esquina interior de los párpados superior e inferior. A continuación, las lágrimas fluyen por el conducto lagrimal hacia la nariz.

Si el conducto lagrimal obstruido no mejora, el médico puede enseñarle un masaje especial para ayudar a desplazar la obstrucción. Algunos bebés necesitarán una intervención quirúrgica, con anestesia general, para que el médico pueda abrir el conducto lagrimal con una sonda.

Cómo limpiar los oídos de los recién nacidos

También puede tratarse de una infección bacteriana, por lo que un médico debe ver a tu bebé para confirmar el diagnóstico. Por lo general, los ojos de tu bebé mejoran por sí solos, pero tu médico de cabecera o la enfermera de salud pública pueden enseñarte a masajear el conducto lagrimal de tu bebé para desbloquearlo.

También puede tratarse de una infección bacteriana, por lo que un médico debe ver a tu bebé para confirmar el diagnóstico. Por lo general, los ojos del bebé mejoran por sí solos, pero el médico de cabecera o la enfermera de salud pública pueden enseñarte a masajear el conducto lagrimal de tu bebé para desbloquearlo.

Los ojos rosados o rojos son un signo de que tu bebé puede tener conjuntivitis. La causa es que la fina piel de la parte delantera del ojo se infecta. Los síntomas también son:  Ojos más llorosos de lo habitual, hinchazón, secreción amarilla o verde de los ojos.