Resonancia magnetica con contraste ayunas

Qué esperar durante un TAC de abdomen y pelvis de dosis baja

Una forma de pensar en una resonancia magnética es como una «radiografía» del agua (aunque no haya rayos X reales). Las radiografías normales toman imágenes del calcio, por lo que sirven para ver los huesos. Las resonancias magnéticas muestran el agua, lo que las hace muy útiles porque todos los tejidos del cuerpo contienen diversas cantidades de agua. Esto permite obtener imágenes de alta resolución de muchos órganos y tejidos que son invisibles a los rayos X normales.

Los tejidos blandos contienen moléculas de agua y el campo magnético actúa sobre las sustancias microscópicas (llamadas protones) que se encuentran en el agua. Los protones magnetizados del tejido blando envían un eco en respuesta a las ondas de radio de la resonancia magnética. A continuación, un ordenador organiza estos ecos en imágenes.

La resonancia magnética se utiliza para investigar o diagnosticar enfermedades que afectan a los tejidos blandos, por ejemplo:         La resonancia magnética proporciona imágenes claras y detalladas de los tejidos blandos. Sin embargo, no puede «visualizar» muy bien el hueso, ya que el tejido óseo no contiene mucha agua. Por ello, las lesiones o enfermedades óseas suelen investigarse con exámenes radiográficos regulares en lugar de con la RMN.

Protocolos, posicionamiento y planificación de la resonancia magnética de la rodilla

Una forma de pensar en una resonancia magnética es como una «radiografía» del agua (aunque no haya radiografías reales). Las radiografías normales muestran el calcio, por lo que sirven para ver los huesos. Las resonancias magnéticas muestran el agua, lo que las hace muy útiles porque todos los tejidos del cuerpo contienen diversas cantidades de agua. Esto permite obtener imágenes de alta resolución de muchos órganos y tejidos que son invisibles a los rayos X normales.

Los tejidos blandos contienen moléculas de agua y el campo magnético actúa sobre las sustancias microscópicas (llamadas protones) que se encuentran en el agua. Los protones magnetizados del tejido blando envían un eco en respuesta a las ondas de radio de la resonancia magnética. A continuación, un ordenador organiza estos ecos en imágenes.

La resonancia magnética se utiliza para investigar o diagnosticar enfermedades que afectan a los tejidos blandos, por ejemplo:         La resonancia magnética proporciona imágenes claras y detalladas de los tejidos blandos. Sin embargo, no puede «visualizar» muy bien el hueso, ya que el tejido óseo no contiene mucha agua. Por ello, las lesiones o enfermedades óseas suelen investigarse con exámenes radiográficos regulares en lugar de con la RMN.

Qué esperar en una resonancia magnética de mama

Evaluar el uso de la resonancia magnética (RM) de contraste de fase CINE para valorar y caracterizar el movimiento de la pared del ventrículo izquierdo mediante campos vectoriales de velocidad bidireccionales o tridireccionales que reflejan la evolución temporal de las velocidades miocárdicas a lo largo de todo el ciclo cardíaco.

Se presenta un protocolo rápido de obtención de imágenes que permite la evaluación de la información de la velocidad completa en el plano de los píxeles del corazón que late en una sola medición de contención de la respiración. La resolución temporal de las imágenes adquiridas se mejora mediante el uso de gradientes de alta velocidad y la aplicación de la vista compartida a las imágenes de eco de gradiente segmentadas en el espacio k de la sangre negra. Se presenta una nueva herramienta para el análisis de datos basada en la correlación de patrones de movimiento miocárdico localmente diferentes con velocidades ventriculares izquierdas promediadas que reflejan la función miocárdica no patológica.

El protocolo de medición y las opciones de posprocesamiento se evaluaron en un estudio con 16 voluntarios normales. Las simulaciones mostraron que el análisis de correlación puede utilizarse para diferenciar las regiones con formas de onda de velocidad alteradas de las velocidades radiales globales. Los resultados de los exámenes de los pacientes se presentan a modo de ejemplo y demuestran que el análisis de correlación proporciona un método eficaz para la identificación y clasificación de la dinámica miocárdica.

Σχόλια

Modo de acción y farmacología de los GBCAsTodos los GBCAs contienen el ion paramagnético del metal de tierras raras gadolinio (Gd3+), que posee el mayor número de electrones no apareados de cualquier ion estable (siete), creando un alto momento magnético que es eficaz para aumentar la relajación de los protones [23, 24]. Los medios de contraste paramagnéticos acortan los tiempos de relajación T1 (longitudinal) y T2 (transversal) de los protones de agua circundantes para producir indirectamente un efecto de mejora de la señal [25]. La eficacia de un agente para acortar los tiempos de relajación se denomina relaxividad, que depende del ligando que rodea al ion Gd3+ (véase más adelante) y está influida por factores extrínsecos como la temperatura, la intensidad del campo magnético y el entorno tisular (agua, plasma o sangre). A dosis clínicas aprobadas de GBCAs (típicamente entre 0,1 y 0,3 mmol/kg de peso corporal), el efecto de relaxividad T1 domina y produce un contraste brillante [26, 27].Tras la inyección intravenosa, todos los GBCAs se distribuyen en la sangre y en el espacio extravascular-extracelular [21, 28, 29]. Los GBCA son biológicamente inertes y se eliminan rápidamente por los riñones, a excepción del ácido gadoxético (Primovist®/Eovist®), el gadobenato dimeglumina (Multihance®) y el gadofosveset (Vasovist®/Ablavar®), que son captados en parte por los hepatocitos y eliminados por el sistema hepatobiliar. Las propiedades fisicoquímicas de los diferentes GBCAs se enumeran en la Tabla 1.Tabla 1 Propiedades y recomendaciones de dosificación de los agentes de contraste basados en gadolinioTabla completa